1/6/2013

Consultas Medicas.

DERMATITIS


- Es la inflamación de la piel cubierta habitualmente por el pañal, que es atacado por irritantes propios de la orina y la materia fecal.


- Su aparición es favorecida por la humedad de la zona que facilita la maceración de la piel y la aparición de infecciones. Por eso se aconseja el cambio frecuente del pañal para evita la humedad y sobreinfección de la piel.

FIEBRE

- La temperatura corporal se mantiene dentro de los límites normales en el niño sano. Es necesaria la medición de la temperatura con termómetro, colocado en la axila durante 3 minutos.

- El niño recién nacido sano y el de bajo peso al nacer tienen mala termorregulación.

- La fiebre es una reacción ante diversas agresiones, especialmente las infecciones, pero puede haber otras causas como el sobrecalentamiento por exceso de abrigo, el verano, la exposición al sol, las alergias, las vacunaciones, el ejercicio, etc.

- El síndrome febril es fácilmente identificable siendo sus principales elementos constitutivos la hipertermia, ojos brillantes, rubicundez, ojeras, inquietud, malestar, llanto, insomnio o somnolencia, boca seca, lengua saburral, sed, inapetencia, constipación. La respiración es rápida, también hay taquicardia y disminución  de la diuresis ya que se pierde líquido por sudoración.

- Siempre es conveniente bajar la temperatura ya que en los niños pequeños la fiebre puede desencadenar convulsiones.


SARAMPIÓN

- Es una enfermedad infectocontagiosa viral, de gran contagiosidad, grave en menores de un año.


- Se caracteriza por comenzar con fiebre con debilitamiento general  y tres catarros: nasal, bronquial y ocular (conjuntivitis). Luego aparece la erupción típica con manchas rojas en la piel, algunas abotonadas.

- El proceso dura 10 días aproximadamente si no se complica.

- Actualmente gracias a la vacunación está desapareciendo del mundo. Con 2 dosis de vacuna antisarampionosa se consigue una protección de 100%.


DIARREA


- Es una enfermedad que se caracteriza por el aumento del número de deposiciones diarias y éstas presentan mayor contenido acuoso.


- Una diarrea puede acompañarse por vómitos, inapetencia, fiebre, dolores cólicos, signos de deshidratación. Por eso el tratamiento está enfocado a reponer la perdida de líquidos. Si hay tolerancia por vía oral se ofrecerá agua mineral, agua de arroz o bebidas deportivas isotónicas. Y se aconsejará alimentación precoz.

- Siempre ante un cuadro diarreico se recomienda la consulta médica sin demora, sobre todo si el niño es muy pequeño.